jueves, 10 de diciembre de 2009

El mismo amor, la misma lluvia.


Siempre me pasa que tengo un momento en el que me obsesiono con un actor/director/escritor, lo que sea y ahora mismo tengo la "emoción" Campanella y por su culpa, con Darín también. Me pasó este año después de haber visto El secreto de sus ojos, ayer miré Luna de Avellaneda y hoy miré El mismo amor, la misma lluvia (con Soledad Villamil) y tengo que decir que ésta última tambíén es un must see. Ah, y ahora tengo para ver El hijo de la novia.
"Entendí que el amor es otra cosa, de que tiene más que ver con el cariño, con el compromiso, con las cosas compartidas, con la seguridad, con la confianza. Eso es amor, no esa cosa de adolescente de Romeo y Julieta."

7 comentarios:

Catalina. dijo...

acabo de alquilar el hijo de la novia! muchas coincidencias nosotras che, jaja.
un beso mari(:




(y a mí también me pasa lo de las obsesiones. ya vi todas las que conseguí de al pacino, después todas las de jack nicholson, luego siguió marlon brando, y así sucesivamente).

Fio dijo...

Luna de Avellaneda es preciosa :)

Anónimo dijo...

A pesar de ser algo más de cariño y de compromiso, ¿no es mejor sentir ese loco amor estilo romeo y julieta?
Aunque, por salud mental, omitiendo las muertes.
TeLeo.

Alexxander dijo...

woooooow he quedado alucinado con tu blog! me ha encantado!! sigue así felicdades! me hago seguidor tuyo.

Alexxander.

mélancoliex dijo...

Totalmente de acuerdo!
Encima se enamoran a "primera vista"...
yo me enamoré de mi novio a medida que lo fui conociendo.
Upa, buen tema para empezar a escibir algo.
Abrazo, querida.

claudia dijo...

que lindo blog!
a mi tambien me encantó el mismo amor la misma lluvia
y pienso lo mismo del amor, pero la cosa esta en coincidir, no? eso es lo dificil...de pseudoamores, esta lleno el mundo, y asi estamos...:S

un saludo, y felicidades :)
claudia

Lola dijo...

Ufa, tengo tantísimas cosas para decir de Campanella que no me alcanza nada. Ni las palabras, ni nada, ni el conocimiento del cine. Creo que sus películas, a su manera, son un ataque a la razón. Porque la perfección técnica está acompañada por la perfección narrativa, y los personajes son amor puro. Igual, por otras mil razones me cuesta ser objetiva con sus películas, si querés algún día te cuento el por qué, jaja.
Un beso.